PERDIDOS

time-1528627_960_720 - copia

“Dentro de ti está el secreto de tu felicidad”

EPPOCALIPSIS

Eppo Cardelo

 

 

¿Has hecho en tu vida lo que realmente querías hacer?

 

¿Quién soy? ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Qué he hecho con mi vida? ¿Soy lo que realmente quería ser? ¿He sido consciente de todo lo que he hecho hasta ahora?  o ¿Solo me he dejado llevar por las circunstancias?

 

¿Es verdad que nuestro destino está escrito desde antes de que naciéramos? o por el contrario ¿Somos (metafóricamente hablando) el resultado de las puertas que se nos  han ido abriendo o cerrando desde nuestra infancia hasta ahora?

 

En ocasiones, muchos de nosotros nos hemos preguntado en algún momento íntimo y trascendental, aquello de ¿Qué habría sido de nuestra vida si hubiéramos hecho aquella o tal cosa distinta a la que hemos hecho?

Desgraciadamente o quizás “Por suerte” según sea el caso, el pasado nunca vuelve (aunque muchos vivan anclados y aferrados a él) y es el futuro inmediato o lo que es lo mismo, desde este mismo momento que estás leyendo estas letras en adelante, cuando todo tiene sentido y donde a todo lo que hacemos le vamos dando forma segundo a segundo, minuto a minuto, momento a momento.

 

De  manera más o menos consciente, vamos modelando y estructurando todo lo que hacemos en la vida, a veces por  inercia personal o colectiva (vivimos en sociedad) pero sobre todo por ser una especie de seres organizados y de costumbres.

 

Nuestra trayectoria vital, sigue unas coordenadas diseñadas que nos fueron programadas desde la infancia, siendo los valores, el modelo unitario  por el cual toda sociedad civilizada se rige para prevalecer y  para no caer en el más absoluto caos auto destructivo.

Desde niños, se nos ha educado racionalmente y en base a cultivar el pensamiento, la razón, la inteligencia y los valores humanistas, con el único y fundamental fin  de no caer en dañinos instintos primarios que no nos diferenciarían en nada de cualquier animal salvaje.

 

snooping-2148640_960_720 - copia

Si te sientes perdido…¡Busca en tu interior y se tu mismo!

 

Pero hay un momento de cambio, que puede venir influenciado generalmente por decisiones externas y que puede cambiar nuestro presente y nuestro futuro de manera determinante y no siempre con el resultado que realmente abríamos deseado.

 

Cuando a un niño se le niega, se le aparta o se le prohíbe hacer lo que de manera innata (talento natural) más le gusta y mejor sabe hacer, se le está creando una inseguridad y una confusión tal, que le hacen sentirse perdido de su mundo real y en muchos casos crecerá y se hará adulto arrastrando (sin tener consciencia de su problema) la  permanente sensación de no sentirse en el lugar que en realidad le correspondería estar, viviendo una vida que en realidad no estaba programado para vivir.

 

Desde la infancia se nos enseña a sacar lo mejor de nosotros mismos, a mostrarnos como somos siguiendo unas pautas de aprendizaje que pretenden no solo que  alcancemos un cierto nivel de comprensión global que nos permita ir preparándonos para sobrevivir en el entorno al que nos vamos a enfrentar, si no para adquirir diversos conocimientos que harán aflorar nuestro talento natural, la esencia de lo que somos y podemos llegar a ser, pero si se nos aparta  de ella creceremos y viviremos inconscientemente perdidos.

 

Todo el mundo tiene talento, eso es indiscutible, como también lo es que cada uno tiene el suyo y siempre con su diferencia de matices, pero no explotarlo, o en su caso dejarlo de lado nos hace en realidad sentirnos perdidos. Por eso quizás deberíamos preguntarnos:

 

¿He dedicado mi vida a desarrollar el verdadero talento que hay en mí, lo que realmente me gustaba y quería hacer, o por el contrario las circunstancias de la vida me han llevado a hacer y ser otra cosa?

 

 

En un mundo creado por y para la competición, nos han hecho creer que en esta vida y desde niños, debemos estar preparados para competir con los demás, para ser mejores y conseguir los mayores logros y éxitos. El dinero, el poder, la ostentación  y el poseer riqueza se han convertido en los más deseados iconos a alcanzar a toda costa como objetivo, mientras sin darnos cuenta, vamos dejando en el camino esas pequeñas cosas sin aparente importancia que tan ricos nos hacen, como son el amor, la felicidad, la sabiduría…

Hoy y al igual que antes, se nos enseñó y se nos programó para ser mejores en todo pero… ¿Alguien nos enseñó a ser felices con poco?

 

Un buen y sabio amigo me dijo una vez; “Lo que vivas hoy ya no lo vivirás mañana y es más fácil perder una oportunidad a que se vuelva a presentar…” y la oportunidad de ser feliz simplemente con lo que uno “Es” y no con lo que “quiere y no puede ser”, marca la diferencia entre la felicidad consciente  y la infelicidad inconsciente.

 

road-470798_960_720 - copia

Pasado y futuro son tiempos inalcanzables…¡Vive el presente!

 

Mírate al espejo y pregúntate… ¿Soy feliz con lo que hago, con lo que tengo, con lo que he hecho, con lo que he vivido y quiero vivir? ¿Aún tengo tiempo de hacer las cosas que quería hacer y no he hecho?…

 

Si y debes hacerlo, vive el ahora y dale un sentido real a tu vida y no pierdas el tiempo en lo que “Mal ocupa tu tiempo”

 

El pasado es un tiempo inalcanzable como también lo es el futuro, lo único real es el presente y es algo que debemos comprender y aprovechar para que nada ni nadie nos aparte de la esencia de lo que somos, para nunca más volvernos a sentir…

 

PERDIDOS

 

Eppo Cardelo

Anuncios