EL HOGAR; NUESTRO CIELO PROTECTOR

 

           Eppocalipsis

                      Por Eppo Cardelo

sand-768783_960_720

Universo, espacio,  tiempo…

Nuestra vida está influenciada por la búsqueda de nuestro espacio vital, de nuestro espacio natural, donde somos lo que somos sin tapujos, sin equidistancias. Ese espacio real en el que habitamos, en el que nos protegemos o para resumirlo de alguna manera, en el que crecemos y vemos crecer a nuestros hijos no es otro que nuestro hogar.

El hogar, el “dulce hogar” es refugio de nuestras batallas y base para nuestra existencia, como clan, como familia, como unidad.

Es donde se esconden nuestros más preciados secretos y donde moran sin tapujos nuestras realidades. Es en definitiva el  pequeño universo donde nos mostramos como somos, limpios, sucios, sanos, enfermos, alegres, tristes, esperanzados, el lugar donde habita nuestro cielo protector…

relaxing-1979674_960_720

Dulce hogar…

Pero un hogar, el hogar, no solo debe ser creado como un entorno que nos permita vivir en un ambiente limpio y  fresco, equilibrado y ventilado, cálido e iluminado, fascinante en sus espacios y enigmático en sus detalles, recreando gracias a las texturas de los materiales constructivos y decorativos el equilibrio del hombre con la naturaleza.

“la belleza de lo hermoso”

Como interiorista y comunicador, siempre he sentido la necesidad de crear ambientes en los que la naturaleza estuviera de alguna forma reflejada y presente en los espacios que habitamos, por lo que la luz y el color, los materiales nobles y las nuevas tendencias arquitectónicas deben fusionarse en  perfecta simbiosis con las necesidades físicas y espirituales de las personas. Un espacio que comunique paz, serenidad y equilibrio.

Siempre se ha dicho que el arte no es más que el intento de plasmar o fijar en un lienzo, un libro, con la voz o un instrumento musical o mediante la expresión corporal, la hermosura de los sonidos y las imágenes que nos brinda la naturaleza.

garden-1412529_960_720

Arquitectura y naturaleza

Y así es. Tengo el convencimiento de que cada pincelada, cada impresión de textura y cada creación arquitectónica, deben tener como objetivo la belleza de lo hermoso, la libertad del ambiente y la comunión del ser con su entorno.

Pero nada de eso sirve si arrastramos y nos llevamos a casa la toxicidad del ambiente externo. Un hogar debe ser el lugar donde aliviemos nuestros problemas, donde encontremos el amor y la comprensión, la paz y la protección. Un lugar sagrado donde crecer en armonía, donde compartir todo lo que verdaderamente somos. En un mundo en donde cada vez más  se utilizan las palabras “Sociedad y solidaridad” se da la paradoja de que y cada vez más, los seres humanos viven más su mundo interior que el exterior, algo que podemos comprobar en nuestras calles y en nuestras casas, o en el metro o autobús e incluso en los restaurantes.

La fascinante, positiva y maravillosa tecnología…

…nos ha llevado  a que la gente no observe ni perciba muchas de las cosas que les rodean y prefieran bajar la mirada y estar pendientes de sus teléfonos celulares, tablets u ordenadores.

Cualquier estupidez que un usuario cuelgue en la red social de turno, o los persistentes mensajes de WhatsApp y demás aplicaciones, son más importantes que la vida misma que nos rodea, algo que y sin darnos cuenta, nos está convirtiendo en seres alienados y drogodependientes del sonido irresistible de la llegada de un mensaje.

“Incluso el sexo en pareja…”

Esta necesidad de “Conexión Virtual” ha conseguido que los hogares donde habitan las familias, estén prácticamente vacíos de comunicación interna y rebosantes de  una engañosa comunicación externa relacionada con  los mundos virtuales, en donde las familias ya no tienen cabida como antaño, cuando las conversaciones del día, las ideas, los juegos y el calor familiar eran el bálsamo que todo lo curaba.

Incluso el sexo en pareja pasa a un segundo plano, al menos, hasta que uno e incluso los dos “No hallan revisado primero el correo y sus mensajes de las redes sociales”

gastronomy-2021780_960_720

El comienzo…

Si. Un hogar, nuestro hogar, ha de servir para limpiar nuestras emociones del duro ambiente laboral, del agotamiento por nuestro esfuerzo para llegar a fin de mes, para encontrar el amor y darlo, para compartir con todos nuestros seres queridos los mejores momentos de nuestras vidas y para sentirnos protegidos de la toxicidad del mundo exterior, no podemos convertirlos en oscuros departamentos donde todos se oculten en sus virtuales universos de espacio tiempo en donde la realidad se aparta para vivir lo irreal.

No olvides nunca tu niñez y tu pasado

Me gusta la tecnología pero amo mucho más una sonrisa y una mirada furtiva, unas velas y una copa de vino, una chimenea y la sedosa conversación y comunicación que nos ha llevado a los seres humanos a unirnos y a formar familias y amigos. La vida es maravillosa y nuestros ojos se hicieron para ver y disfrutar de los colores de todo lo que nos rodea no para tenerlos pegados todo el día en una pantalla de teléfono o de computadora.

Sé que no sirve de nada crear un bello hogar cálido, hermoso y acogedor si en realidad no se vive y no se disfruta. No olvides nunca tu niñez y tu pasado. No olvides cuando en tu casa se vivía y se compartían las victorias y las derrotas. No olvides cuando compartías aquellos bellos momentos con esas personas amadas que ahora no están.

No olvides tu pasado y conocerás tu futuro.

Un hogar sin el calor humano no es un hogar, da igual que vivas solo o en compañía porque ese lugar es  tu hogar… nuestro hogar…nuestro cielo protector…

Eppo Cardelo

Anuncios

¡MALDITO SAN VALENTIN!

                       Eppocalipsis
                                                                                               Por Eppo Cardelo
¡Maldito San Valentín!
Ya pasó. Un año más hemos vuelto a la misma pesadilla y aunque ya pasó, el cronometro se ha vuelto a poner en marcha y ya queda menos de un año para que se vuelva a repetir la misma y pesada historia.

Siempre he sido una persona muy positiva y optimista, una persona que nunca se arruga ante  las dificultades  y que desde niño ha crecido con la aptitud de luchar, luchar, seguir luchando y cuando todo parece en calma, prepararme para luchar.

Soy un hombre con más defectos que virtudes y uno de ellos, el que más me fastidia, es el de ser consciente de lo que me rodea y del mundo en el que vivo.
Todo el mundo se quiere y se ama el día de San Valentín, pero lo cierto es que no es  más que una campaña de marketing para conseguir vaciarnos nuestros ya precarios ahorros. Porque queridos amigos para que de verdad exista el amor;


“Hay que hacer el amor todos los días”

Y no me refiero –aunque estaría muy bien- a tener sexo a diario, sino más bien el amarse de verdad todos los días y eso, en los tiempos que corren es más un sueño y un anhelo que una realidad.

Por eso a mí me gustaría hacer las cosas de otra manera. Aún queda mucho para que llegue el día de reyes y no entiendo por qué hay que enviarles la carta con nuestras peticiones unos días antes. Llevo años escribiendo la carta  y nunca he pedido nada para mí.

Entiendo que somos tantos los que pedimos que seguro que mi carta o se pierde o no les da tiempo a leerla, así que hoy en Febrero de 2017, he decidido adelantarme a todo el mundo y enviarles una carta para pedirles una serie de cosas, para mí, exclusivamente para mí y solo para mí, que…y lo cierto es que…


¡Ya toca leches!


Así que hago efectivas mis peticiones para todo el mundo y si alguien quiere copiarlas y enviárselas  tiene mi bendición.


CARTA DE EPPO CARDELO  A LOS REYES MAGOS

Queridos Reyes Magos:





¡Vaya trío!



Aunque sé que estáis de vacaciones en algún lugar del Caribe con vuestras camisas de flores y algún que otro cóctel en la mano y que, a buen seguro, al ver mi carta os habréis “Acojonado” pensando;

¡Maldición el Eppo este otra vez, ya esta este tío cansino pidiendo cosas imposibles!
Quiero recordaros que llevo toda la vida esperando que los regalos que os pedía en mis cartas me llegaran, pero cual era mi sorpresa que cuando era niño y me pedía un fuerte con indios y vaqueros, aparecía una caja con un tren a pilas que giraba en círculo sin parar durante interminables horas hasta que se le apagaban las pilas ¡Y tenía ocho! mientras  yo lo miraba pensando…-Bueno… ¿Explotará?… ¿Descarrilará?… ¿emitirá algún sonido? Ni de coña

Aquello solo giraba y me acordaba  de vosotros y de vuestras familias porque de lo que había pedido… ¡Nada de nada!
Ya de mayor la cosa no mejoró, porque desde la adolescencia hasta la edad que tengo “Y ya ha llovido bastante”, lo único que ha cambiado en mis regalos ha sido el color y el diseño, pero si hubiera sido coleccionista, estaría en mi poder una de las mayores colecciones de calzoncillos y calcetines de la historia de la humanidad.

¡De todos los colores!


Pero bueno, ya con el paso de los años y la dulce experiencia y perspectiva que adquirimos con la edad ya estoy liberado de pedir cosas prosaicas. Ahora y con tiempo suficiente para que os organicéis, quería  pediros tres deseos, tres regalos que espero reciba a partir de la llegada de esta carta, así que colgad los bañadores y poneos a currar.

El Primer deseo es que, quisiera que  intercedierais o hablarais con el jefe, con el Capo, con el Boss, ya sabéis, con nuestro señor Dios, y le digáis… “A ver si lo podéis convencer” que deje de tocarme “Lo que me cuelga cuando estoy en pelotas”, y deje de darme tanta caña porque ya estoy un poco cansado. 


Ya sabéis que yo soy creyente, creo en él y no he perdido ni un ápice de mi fe, de hecho como bien sabéis, hablo y discuto con el todos los días, como buen hijo suyo que soy, pero ya estoy hasta las pelot…s de que me diga eso de que: “Dios pone las más duras pruebas a sus mejores hijos” ya que lleva poniéndome a prueba desde que nací. 

Desde que tengo uso de razón no he hecho otra cosa que luchar, esforzarme en ser mejor persona y mejor profesional, a trabajar como un burro, en creer sin fisuras en su palabra y en su credo y en ayudar a quien me ha pedido ayuda.


¡Déjame respirar!

Él me enseñó que para ser buena persona hay que equivocarse y aprender del error, saber pedir perdón y mostrar bondad y humildad ante los demás. Yo nunca he dejado de creer en él y jamás  dejaré de hacerlo pero… ¡Ya está bien jolines! Que me dé un respiro y me deje vivir sin ir siempre a contrarreloj, sin encontrar tantos palos en las ruedas,  sin que todo sea una pesada carga y que la vida me sonría un poquito, solo un poquito y que de ese gran amor que tiene… ¡leches, algo me toque una mí!
El segundo deseo es que me concedáis la necesidad que tengo de escapar.
Quiero escapar de la estupidez, de la necedad, de las malas personas y de las personas toxicas. Quiero escapar de la gente arrogante, de las personas manipuladoras, de la mentira por deporte y del placer que tienen las personas por hacer el mal.
Quiero escapar de la incompetencia, de la ceguera de los falsos profetas, de la gente corrupta y corruptora, quiero escapar de las envidias y de la falta de compromiso con lo que ocurre en nuestra sociedad y en el mundo. Quiero escapar de la gente que gira la cara frente al dolor de los demás, de la falta de compromiso de las personas y de la gente  que consigue sus objetivos haciendo daño a personas inocentes. Quiero escapar de una sociedad destructiva que no es sociedad, que ha olvidado lo que es apoyarse los unos a los otros y que solo mira por el bien personal.
Quiero escapar de la gente que juzga la opción sexual de cualquier persona sin pensar que lo que aquí importa es el amor. Quiero escapar de quien pisotea el amor, daña el amor y luego exige lo que es incapaz de dar cuando llega el maldito San Valentín.

Buscar otro camino

Quiero escapar de la gente que no escucha y que no piensa, que no analiza y se deja manipular, de un país, mi país, que se está convirtiendo en un país de sombras mediocres y donde nuestra juventud, personas desde los dieciocho a los setenta años, que es  nuestra  mayor riqueza cultural, intelectual y profesional, tienen que alejarse de su país, de su familia y de su vida para intentar prosperar en países donde si valoran su talento.
Quiero escapar de la gente que te amenaza  con hundir tu vida profesional y personal cuando te advierten “Si no estás conmigo y piensas lo mismo que yo es que estás contra mí”, quiero escapar de un lugar donde el caciquismo y el amiguismo “Existe” y donde nuestra libertad es una fantasía que en realidad no existe.

Quiero escapar…quiero escapar… ¿A dónde?… que el destino decida…
Y por último solo quiero pediros una cosa más…
Quiero ser feliz, y cuando lo consiga ser aún más feliz, muy feliz y que esa felicidad salga de mi cuerpo e intoxique con su magia a todo el que me rodea.


P.D


No necesito que me envolváis  nada, simplemente que cuando despierte, el próximo día de reyes estos sueños se hayan cumplido. No os enfadéis si solo encontráis  agua para los camellos, el alcohol y los dulces ya me los habré comido yo, no os vaya a parar la guardia civil y la liemos parda.
Tenéis un año para trabajar y concederme mis deseos. No os durmáis porque el tiempo apremia.


¡Abrazos para todos!
                                                           Eppo Cardelo

LOS ESCLAVOS DE EUROPA

                        
                        Eppocalipsis
                                                                                                Por Eppo Cardelo








Vivimos unos momentos de la historia de la humanidad apasionantes, donde “Nada es lo que parece” pero que en realidad y si nos paramos a analizar los hechos un  momento, “Todo es lo que parece”.
Parece que el reloj del tiempo se ha parado en el mundo desde que el ya, Presidente de los Estados Unidos de América Donald Trump, ganara las elecciones  del país más poderoso y con mayor influencia en el mundo.

Sorprende y mucho que gran parte del mundo civilizado, sobre todo en Europa, se haya levantado en pie de guerra contra el presidente de una nación aliada, que por cierto aún no ha tenido tiempo de cumplir su programa electoral, el cual (Eso sí) escandaliza a medio mundo excepto a la mayoría de los ciudadanos estadounidenses quienes en su derecho a elegir libremente a su presidente, votaron a Trump y a su programa electoral y le permitieron sentarse en La Casa Blanca como su presidente y representante nacional e internacional.


Algo que les cuesta mucho reconocer a los ciudadanos y representantes políticos de esta vieja y engreída Europa es que cuando los Estados Unidos estornuda, en Europa Nos Resfriamos y es que la influencia que tiene la política de la actual y mayor Súper Potencia del mundo sobre los endiosados y corruptos políticos de la Unión europea es tal, que  sin el paraguas y protección de los EE.UU, la tan vanagloriada y sobre valorada Unión Europea deja de tener la influencia preponderante que en política exterior tiene en el mundo para ser lo que en realidad es; “Un Gigante con los pies de barro”.


La Unión Europea NO tiene  una política exterior común y es una unión excesivamente sobredimensionada de países que poco o nada aportan a la unión, más bien al contrario son una rémora que económicamente pagamos todos y que bajo mi punto de vista, nunca deberían haber formado parte de esta “Teórica Unión”.


Para cualquiera que siga la Realpolitik de la Europa comunitaria, esta Unión europea, no es más que una gran ambición brillantemente creada en 1951, (con la excusa de evitar más guerras en el continente) en el Paris de la postguerra con el nombre de Fundación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero.  

Ésta, está siendo gobernada en base a los intereses de dos naciones, Alemania y Francia, quienes siempre soñaron, no con una unión europea, si no con una Europa sometida a sus intereses políticos y comerciales, algo que, si Hitler y Napoleón se levantaran de sus tumbas, aplaudirían efusivamente viendo como sus dos naciones han conseguido con la paz, lo que ellos no consiguieron con la invasión y destrucción del continente. Dado que Alemania y Francia, aunque no gobiernan a esta despersonalizada y servil Europa con Manu Militarí, si lo hacen económica y políticamente. Un plan brillante.

Alguien puede pensar, después de leer esto, que soy otro de los muchos ciudadanos que no creen en la Unión Europea y que estoy o abogo por una “Hispasalida” siguiendo las tesis del gobierno británico, pues no se equivoca. 

En esta culturalmente acomplejada España, siempre hemos aceptado socialmente, que todo lo que nos llega de los países ricos europeos es mejor que lo que tenemos. 

El español es un ser tan extraño, que acepta con gusto, que su idioma se llene de anglicismos y que incluso muchos de los anuncios de nuestra televisión se hablen en “Spanglish” (Algo que hace unos años nos parecía ridículo verlo hacer a la población del continente suramericano) o sea, mitad español mitad inglés, por aquello de creernos más modernos y porque parece que mola más, ya que para muchos paletos llamarse John es más molón y más moderno que llamarse Juan o llamar al programa de televisión de Carlos Sobera  First Dates por aquello de que “Ya somos europeos”. 

¡Cada día más pobres!

Y que podemos decir de “Eurovisión” donde un español representando a España muestra el talento patrio cantando “O el estribillo en inglés (Recordad a los triunfitos con su tema: “Europe’s Living a Celebration”) que suena tan español que casi me pongo a llorar, o cuando no ya cantan las canciones directamente en la lengua de la “Pérfida Albión” para demostrar que en España no se defiende ya ni la lengua, que es mucho mejor la del debilucho Shakespeare que la del  valiente soldado y escritor universal Miguel de Cervantes.

España o lo que es lo mismo los españoles, somos un país vendido a la propaganda y a la mentira de unas clases políticas (Digo clases porque cambian las personas pero no sus estrategias) que solo están en el poder para vivir de su Momio y enriquecerse o económicamente o socialmente a base de tráfico de influencias estando siempre en todos los resortes del poder. 

Hay quien creerá que estoy siendo un poco cenizo o exagerado pero lo cierto es que España cuya soberanía teórica es de los españoles, es una nación agotada, con una clase dirigente muy mal preparada y con una visión de ganancia inmediata y de “Virgencita que me quede como estoy mientras tengo el poder”

Los españoles hemos dejado de ser una sociedad civil potente, que se cabrea y que no tolera la incompetencia ni las mentiras de los dirigentes, ese cabreo se lo dejamos a la opinión pública, alguna muy seria y autentica y otra absolutamente manipulada por sus intereses editoriales y económicos con el poder.
Pero lo cierto es que Europa ha matado a España y Europa, ha llevado  a los españoles a ser meros esclavos de los poderes públicos de allí y de allá, de un lugar que la mayoría de españoles no ha visto en su vida pero que dice ser la casa de todos los europeos, la capital de la Europa rica y unida, un lugar llamado “Bruselas”.

Fuimos tan modernos y tan ricos que cambiamos la noble y vieja “Peseta” por el moderno “Euro” que tanto daño ha hecho a nuestra modesta economía doméstica y si nos fijamos en la infografía de abajo que corre por las redes sociales, veremos que la realidad es que aquella moneda gloriosa de “Cien pesetas” con las que nos tomábamos un café y aún nos sobraba dinero, la cambiamos por una de “Un euro” cuyo valor multiplico el coste de las cosas sin que se nos multiplicara el valor de nuestro salario y de los servicios que recibimos. 






Nos hemos convertido en esclavos de una economía que no podemos pagar, y somos esclavos de una estructura europea y española que dilapida el esfuerzo que todos los españoles realizamos.
Somos socios europeos pero nuestra agricultura ya no es la más potente de Europa, se nos dice que se puede plantar y que no y que cantidades se pueden cosechar, pues si sobran hay que tirarlas. Si hay sobreproducción de leche hay que tirarla, si tenemos demasiadas reses hay que sacrificarlas, si queremos exportar al resto de socios europeos nos dictan las cantidades que podemos exportar, cuando encima, no podemos exportar nuestros tomates (Los franceses nos queman los camiones en la frontera) y tenemos que comprar tomates de Marruecos, porque la Unión Europea tiene acuerdos comerciales con este país. Que un título o una carrera universitaria española tiene menos valor que uno obtenido en una universidad extranjera. 



Que llegue un artista francés a nuestro país y diga con regodeo, que las mejores “Chachas” o sirvientas de Francia, son todas españolas, se merece recordarle que en España las mejores “Putas” son casi todas francesas (El francés es su especialidad)


Hemos perdido el honor y el sentido de la realidad en este país.
Somos un país tan sobradamente rico que nos permitimos el lujo de crear una serie de mastodónticas estructuras de las que viven un sinfín de “buscavidas” que se amamantan de la “Teta estado” y del dinero público que pagamos “Todos” con nuestro sudor, a fin de cuentas y como dijo la ex ministra socialista de Fomento Magdalena Álvarez, “El dinero público no es de nadie”¡Claro pero el suyo si es suyo!
Tenemos diecisiete comunidades autónomas con sus respectivos parlamentitos y senados, a lo que hay que sumar un increíble número de diputaciones y ayuntamientos, además de innumerables entidades subvencionadas que en muchos casos no sabemos para qué sirven, lo que está claro es que no sirven a los intereses de quien los paga, o sea nosotros. 



Televisiones obsoletas, subvenciones fantasma, entidades donde se recolocan a los “Políticos y familiares quemados”, y una Europa donde enviamos nuestro dinero y en donde viven como en un retiro dorado y muy lucrativo, un nutrido número de políticos de aquí, que no sabemos que hacen allá,  todo un enorme gasto que tenemos que pagar los esclavos españoles.



Cada vez más europeos y cada vez más pobres…¡Vaya negocio!
En fin queridos,  lo cierto es que se habla a diario de Trump y de sus proyectos políticos y esto a mí sinceramente, me importa un rábano. Yo no sé quién es ese tal Trump y que es lo que va a hacer con su país, solo sé que  todos los días despertamos con las noticias de que la política sobre inmigración que va a aplicar el gobierno de este señor no es aceptada en el mundo civilizado pero de lo que nadie habla es que el 49% de la población de los EE.UU está de acuerdo con esa política frente a un 41% que está en contra. 

Dejando claro que me importa muy poco lo que este gobierno haga en su país, lo que sí que digo, es que la opinión de la mayoría de ciudadanos se debe respetar, y que debemos trabajar para que las políticas que tienen lugar en el nuestro, esto es España, no nos afecten tan dañinamente como nos están afectando.
A mí no me gustan las políticas populistas de ninguna ideología o signo político, yo solo quiero que este país, mi país, funcione y que la gente no tenga que marcharse porque no tienen oportunidad de trabajar, desarrollarse personal y profesionalmente y poder mantener con dignidad a sus familias. 

“Me gustaría que esta nación perteneciera en verdad a su pueblo, que se desarrollara con efectividad y que su riqueza no se malgastara en políticas interesadas. Yo quiero vivir en una nación que dejara de servir a los intereses de los políticos de aquí y de fuera de aquí, porque nunca he querido ser individualmente esclavo de nadie y tampoco quiero que los españoles seamos”:


LOS ESCLAVOS DE EUROPA


Eppo Cardelo