DE RATAS Y BASURA

                        Eppocalipsis
                                                                                                Por Eppo Cardelo

“Si no piensas, no molestas”


Tirar la basura es un acto diario de higiene personal y del entorno cercano en el que una persona vive. Muchas veces no nos damos cuenta pero lo cierto es que vivimos rodeados de basura. Utilizamos elementos o productos reciclados de la basura, nos duchamos o bebemos agua proveniente de aguas negras residuales controladas y  “Purificadas” teóricamente aptas para nuestro consumo, o lo que es lo mismo y en origen “Agua de la alcantarilla”

Caminamos por nuestras ciudades y pueblos, sin percibir que bajo nuestros pies existen verdaderas ciudades de desechos humanos, donde heces y orinas, se convierten en el paraíso de ratas y todo tipo de alimañas insalubres que si bien no viven en nuestras casas, si viven con nosotros y nos acompañan, allá en el subsuelo, cual amigo invisible en muchas de las etapas de nuestra vida. Vivimos y morimos rodeados de ratas pero rara vez las vemos, aunque sabemos que están.  

Las ratas y la basura son elementos tóxicos de los cuales el ser humano se defiende adoptando soluciones para que, en la medida de lo posible, se  controle su multiplicación y la más que posible propagación de las enfermedades que estas causan, realizando políticas de exterminio de estos roedores y de creación de  nuevos vertederos para los desechos creados y generados por los humanos, más alejados de los núcleos urbanos.


Pero hay un tipo de ratas y de basura muy dañinas, que pululan en el universo tecnológico y que tienen un impresionante poder para intoxicarnos y para dañar nuestro entorno. La comunicación y la información son dos elementos fundamentales en el desarrollo humano. Gracias a la información, a la rapidez con que se nos comunica y a la tecnología, vivimos y conocemos  en tiempo real muchos de los acontecimientos más importantes de nuestra historia.


La información y su consumo, se han convertido en una de las características de la civilización de finales del Siglo XX y de este Siglo XXI. En sus comienzos los libros, los periódicos, la radio y la televisión, permitieron que los hombres se mantuvieran informados pero un elemento nuevo cambió el paradigma informativo y de comunicación, al estar siempre conectados con el consumidor, tanto en tiempo real como en todo tiempo y momento. Internet y las redes sociales se han convertido en el principal elemento informativo de las sociedades modernas.

Pero esa información que se muestra, que se comparte y que se propaga viral mente, como las enfermedades que generan las ratas, son informaciones que en muchos casos son tóxicas e interesadas. Internet y las Redes Sociales, son una ventaja y un fascinante universo que nos permite aportar nuestras ideas y darnos a conocer desde la comodidad de un ordenador y desde casa con el mundo exterior, pero a su vez es una herramienta fantástica para la desinformación. 


¿Sobreviviremos a las ratas?


En el mundo virtual conviven personas maravillosas que muestran realmente lo que son, lo que piensan y sus intenciones reales mientras que por otro lado hay un plan diseñado de manera brillante para llenar nuestra mente de basura, viralizando información falsa, con la intención de convertirnos en sujetos tóxicos. Como portadores de  la desinformación debemos propagar la mentira hasta que se convierta en una pandemia generalizada.


Mucha gente que se muestra en las Redes Sociales no son lo que dicen ser, y muchas de sus intenciones tampoco son las que “Imaginamos que son” ya que mentir y engañar es muy fácil, tan solo basta un Click y una persona con poco o nada criterio. En la web  navegan personas oscuras que buscan alcanzar  sus malvados y tóxicos objetivos a costa de crédulos usuarios. 

Consumir y asimilar sin más la información que se nos envía es suicidar el pensamiento y acabar con nuestro criterio, algo fundamental para defendernos de la información tóxica.

Como dije al principio, vivimos entre ratas y basuras, y muchas de ellas ni corren ni huelen, las tenemos en la pantalla de nuestra computadora, donde buscan infectar vuestra mente, para que no penséis, para dirigir vuestras decisiones


No os creáis lo primero que leáis, investigad, conoced y contrastad la información, en definitiva; la realidad son hechos fehacientes, conocerlos sin condicionantes os hará siempre libres, libres

“De ratas y Basura”



Eppo Cardelo


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s