ENEMIGOS ÍNTIMOS

#com.unic@ EppoCardelo

man-1044151_960_720 - copia - copia Haz un trabajo introspectivo y ¡Supérate! 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 “Cuando no encuentres a tu enemigo, mírate un segundo en el espejo… quizás lo encuentres allí”

Hay quien duerme sola o acompañada… hay quien duerme con pijama o desnudo y hay quienes duermen lo justo para darle, en combate “cuerpo a cuerpo (mañana, tarde, noche y los días de la siesta) soberanas palizas a su cama” , pero hay quien duerme peligrosamente en compañía de un ente tóxico, de un ser que permanece agazapado, oculto y dispuesto a hacernos la vida lo más complicada posible, destruyendo y dañando desde su anonimato, todo lo que hacemos y todo el esfuerzo que dedicamos  para tener una vida equilibrada en la que desarrollarnos de manera correcta.

Hay personas que no lo saben pero cada noche, cuando caen en brazos de Morfeo, hay una sombra pegada a ellos, un ser etéreo difícil de percibir…

Ver la entrada original 1.757 palabras más

Anuncios

ENEMIGOS ÍNTIMOS

 

man-1044151_960_720 - copia - copia

Haz un trabajo introspectivo y ¡Supérate! 

 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

 “Cuando no encuentres a tu enemigo, mírate un segundo en el espejo… quizás lo encuentres allí”

Hay quien duerme sola o acompañada… hay quien duerme con pijama o desnudo y hay quienes duermen lo justo para darle, en combate “cuerpo a cuerpo (mañana, tarde, noche y los días de la siesta) soberanas palizas a su cama” , pero hay quien duerme peligrosamente en compañía de un ente tóxico, de un ser que permanece agazapado, oculto y dispuesto a hacernos la vida lo más complicada posible, destruyendo y dañando desde su anonimato, todo lo que hacemos y todo el esfuerzo que dedicamos  para tener una vida equilibrada en la que desarrollarnos de manera correcta.

Hay personas que no lo saben pero cada noche, cuando caen en brazos de Morfeo, hay una sombra pegada a ellos, un ser etéreo difícil de percibir, que se mueve escurridizo y no se deja ver, un espíritu negativo que se adhiere en su cuerpo  y en sus pensamientos con tal sutileza, que hay incluso quienes quizás por miedo o necedad, evitan enfrentarse a la realidad negando su existencia.

Hay personas que desconocen que hay un mal que les sigue, que los observa y les acecha, que les amenaza y les afecta…hay personas que ignoran que por las noches nunca duermen solas y que sin ni tan siquiera imaginarlo acaban…

 

“Durmiendo con su enemigo”

 

Todo el mundo ha conocido alguna vez en su vida a ese ser, a ese engendro tóxico que se parece muy poco a nosotros pero que desde el lado oscuro se alimenta sin piedad de nuestros pensamientos y de nuestros actos. Ese monstruo interactúa con nosotros y no duda en interferir en nuestras acciones y decisiones, siendo el responsable último, en muchos casos, de que erremos el camino, de que no tomemos las decisiones adecuadas y de que no nos comportemos con nuestro entorno social, con el talante y generosidad debidos, perjudicandonos seriamente en nuestras relaciones profesionales, familiares y también sentimentales.

Si amigos si… vivimos con un “Enemigo  íntimo” que ocupa un espacio muy importante en nuestra vida y al que conocemos muy bien, tanto, que no es necesario que  lo busquéis muy lejos, al igual que es innecesario que  llaméis a una santera para que os haga en vuestra casa un ritual de limpieza de espíritus malignos, como que tampoco sirve de nada que acudáis a los “cazafantasmas” para que con sus aspira- espíritus os dejen la casa como el Míster Proper. No…no, vuestro enemigo no está en otras dimensiones ocultas, simplemente miraros al espejo y es muy posible que allí lo encontréis.

 

ropa-interior

 

Alguien podría pensar en cualquier momento, que las altas temperaturas están dañando a mis neuronas y aunque es cierto que el calor me afecta y me he planteado escribir este artículo sin nada de ropa, he preferido  seguir con mi bóxer puesto, aunque este sofoco esté afectando a mis gónadas y a mí más que discutible y futura vida sexual. (Este inciso humorístico es una demostración de que mi “Yo salvaje” ha podido con mi “Yo heurístico”¿O quizás sean la misma cosa?…)

 

¡Señoras!… seamos serios y sigamos…

 

El bien, el mal, lo positivo y lo negativo, son las dualidades con las que el ser humano se desarrolla en este largo pero efímero proceso del conocimiento y de la sabiduría y que de manera fundamental, determinan lo que somos, lo que queremos ser y lo que podemos llegar a ser.

Crecer y desarrollarse en el proceso de niño a  persona adulta, es una aventura amarga y dolorosa por la que todo el mundo pasa (si no se ha marchado con anterioridad a la otra dimensión) adquiriendo experiencia y consciencia de la vida real en base a un proceso de “Ensayo-error” en el que vamos asimilando conocimientos y destrezas cada vez que nos equivocamos, aprendiendo sobretodo, como no se han de hacer las cosas.

La vida real, es un enorme caos de ideas y actuaciones complejas que no tienen nada que ver con los sueños o con lo que creíamos que era la vida cuando éramos niños.  En el pasado, durante nuestra inocente infancia, nos sentíamos fuera de cualquier tipo de responsabilidad y vivíamos protegidos por el amor de nuestros padres incluyendo (Sin conocer el valor de las cosas) todos los caprichos que exigíamos y que ellos en sus reales posibilidades nos podían dar.

No entendíamos y por eso no podíamos reconocer significados como esfuerzo, sacrificio, trabajo duro, dinero, hipoteca, deudas, préstamos, pobreza, miseria, paro…

Todo era maravillo (como no podía ser de otra manera) y todo lo veíamos de color de rosa. Pero el tiempo y la cruda realidad  ponen las cosas en su sitio y a nosotros en el nuestro, aunque muchas veces ese sitio no sea el que realmente creemos merecer,  pero como todos ya sabemos, nadie nos dijo antes de nacer que esto iba a ser fácil o difícil, simplemente la vida  es la que es y hemos aprendido, porque lo hemos conocido y padecido, que la vida se desarrolla en base a historias y situaciones positivas y negativas, dentro  del coctel del bien y del mal.

Ahora y como personas adultas y con un mínimo de inteligencia y consciencia, depende de nosotros (y a veces de nuestras circunstancias) el plantearnos cómo vamos a pasar por la vida que estamos viviendo en este plano dimensional y en este difícil “Vía crucis” de nuestra presencia física.

El ser humano es una estructura fascinante, que se compone de un perfecto y complejo material físico (Su cuerpo) y dos elementos metafísicos que son su esencia y a la vez la puerta de entrada y salida que expande todo su ser, a los que conocemos como; El alma (El pensamiento y todo lo emocional) y su espíritu (El receptor y emisor del plan divino y el enlace con las dimensiones desconocidas).

Como seres humanos y en nuestra realidad física, vivimos en un continuo espacio tiempo que junto al alma (Que engloba a nuestro pensamiento, emociones y sentimientos), como factor aglutinante, interactúa entre la vida material y nuestra vida inmaterial (Espiritualidad).

Por ese motivo  podríamos decir que en nosotros y como un todo indivisible, coexisten tres factores o realidades que no solo están íntimamente relacionadas entre sí, sino que se afectan las unas a las otras de manera positiva y negativa.

En ese sentido de pensamientos, sentimientos y emociones, la dualidad suele aparecer cuando nuestra mente genera pensamientos positivos y pensamientos negativos. Este tipo de pensamientos inherentes al ser humano entran en conflicto cuando el pensamiento negativo es más fuerte que el positivo y deja  de ser solo un pensamiento para convertirse en una actitud.

emotions-371238_960_720

¡Mirate en el espejo!

De la misma manera que los pensamientos y las actitudes  positivas nos hacen trascender para ir más allá y afrontar y superar el universo de misteriosos obstáculos que nos limitan, la asimilación y aceptación de una forma de vida con pensamientos negativos, (como así decía  el Santo Padre y Doctor de la Iglesia  Católica Agustín de Hipona), convertirá a estos en una realidad permanente y cerrada en sí misma, agotando en ella todo su ser y su actuar.

Desde ese punto de vista, los pensamientos negativos no solo limitan, coartan y ralentizan nuestra toma de decisiones, sino que además nos impiden avanzar en el tiempo haciéndonos perder la objetividad mientras  nos sume en un estado de confusión tan profundo, que hace que muchas personas perciban equivocadamente esos pensamientos y sentimientos negativos como una señal de advertencia que interiorizan, asimilándola como una actitud válida de defensa.

 

¿Esto qué quiere decir? pues que interiorizar y asimilar los pensamientos negativos puede llegar a convertirnos en nuestro peor enemigo y aunque todo el mundo puede caer en ellos, es importante reconocer el poder devastador que tienen sobre nosotros, sobre todo si se asientan en nuestra alma y en nuestro espíritu como un todo imanente.

Si eso sucede, es posible que hayas entrado en un bucle negativo en el que te resulte difícil salir, quizás porque sin ser consciente has asumido el rol de tu otro “Yo”, tú “Enemigo íntimo” como algo natural.

 

¿Hay alguna manera de salir de ese círculo de negatividad?

 

Hay quienes creen que la mejor manera de acabar con la negatividad que nuestro “Yo negativo” nos genera es interiorizar y practicar la “Ley de la atracción”. Según esa ley o concepto, los pensamientos influyen de manera determinante a las personas, ya que estos se manifiestan como una proyección que emitimos en forma de una onda energética que en su efecto rebote, nos será devuelta de manera similar a la que hemos emitido. Según esta “Teórica ley” los pensamientos y emociones (Positivas o negativas) que generamos y proyectamos al exterior consciente o inconscientemente, crean situaciones con consecuencias similares a las que mentalmente hemos creado, un evento conocido como las “Vibraciones armoniosas de la Ley de atracción”.

Lo cierto es que no existe una base científica que demuestre que la Ley de Atracción exista y que sea un hecho que se pueda demostrar cuantificandolo con datos creíbles, pero no es menos cierto que siempre es mejor tener pensamientos positivos para uno mismo y para con los demás que no los negativos.

En mi opinión, toda teoría que aporte positividad y crecimiento es válida y no tengo porque ponerla en duda, aunque bajo mi punto de vista, creo que no basta con esperar a emitir deseos, pensamientos y emociones positivas para esperar y recibir lo mismo.

Creo que para solucionar el grave problema de convivir con un “Enemigo íntimo”, lo primero que tendríamos que hacer es percibir su existencia (Está o no está en nosotros), conocer su naturaleza (Cuál es el motivo por el que existe) y sobre todo hacer que desaparezca de nuestra vida (Trabajar con el problema) y para eso lo primero que tenemos que hacer es un trabajo de introspección real y sincera mirando en nuestro interior con honestidad y sinceridad para evitar engañarnos a nosotros mismos. 

Abstraernos de nosotros  mismos y observar lo que hacemos, analizar nuestras reacciones e interpretar todas las actitudes que nos dañan, son el primer paso para resolver el problema.

view-1782619_960_720

Debemos adquirir “Consciencia”

 

En esta vida hay que  ser conscientes de lo que somos, de cómo somos y por qué somos y adquirir consciencia de nuestro entorno. Solo así podremos conocernos y alcanzar el equilibrio que deseamos. Es difícil lidiar con un enemigo tan potente como es nuestro “Yo negativo” pero no es imposible.

En nuestra existencia, ni todo es positivo ni todo es negativo, todo se basa en encontrar el equilibrio, pero eso no ocurrirá mientras no percibas que muchos de los males  y problemas que te acechan y  te dañan son causados por tu subconsciente y viven en ti, compartiendo tu vida con una negatividad que vive de ti, convirtiendo el mismo aire puro que respiras en tóxico y el placer de una dulce y romántica cena en una amarga experiencia.

Poner fin a esa relación tóxica depende de ti y si  no la puedes vencer sin ayuda es fácil, pide acude a profesionales que te ayudarán a vencerla ya que el problema está localizado y lo conoces muy bien, a fin de cuentas sois…

 

“Enemigos íntimos”

 

Eppo Cardelo

EL ÉXITO DE UNA VENTA

c4412447-79b1-465d-81df-f6ea4ef802ba-original

 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

¿Todo se vende y todo se compra?

 

No, hay cosas que no se venden porque no están y nunca estarán a la venta, pero no es menos cierto que de alguna manera todo se muestra en el mercado de la vida y hay quien a todo pone precio.

 

Nadie puede decir en el presente “de esta agua no beberé” ya que no se puede predecir el futuro y en este mundo tan velozmente cambiante, no sabemos si lo que creemos y pensamos hoy será válido para las circunstancias que nos tocará vivir mañana, así que debemos estar abiertos y preparados para todo lo que se nos pueda presentar más allá del ahora.

 

Todo el mundo compra o vende algo, lo hacemos cada día en las redes sociales, comprando o vendiendo un producto o servicio y también nos vendemos a nosotros mismos como profesionales, pero lo que no tiene precio es la confianza.

 

La confianza es una forma de vida que está basada en principios, en la honestidad de nuestras palabras y actos, en la honradez y seguridad de nuestra mirada, en nuestra sabiduría y profesionalidad… en la química del tacto cuando nos tocamos.

 

No todo el mundo sabe vender o venderse porque para ello no basta con engañar o tener don de gentes o una presencia o sonrisa arrolladora, sino en la demostración leal de que la confianza que generas…

 

“Nunca tendrá un precio”

 

Eppo Cardelo

VIAJAR LIGERO

b09bfd77-d62a-4464-af7a-0f7fccc88a6f-original

 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

“Es mejor viajar ligero de peso, así vayas más lento o más rápido, que ir cargado con un peso innecesario”

 

Camina libre y solo te retrasará en tu viaje, el tiempo que quieras detenerte ante un bello paisaje o el momento en el que quieras mirar a los ojos a la persona que verdaderamente te complete y es que quizás sea allí, donde encuentres el lugar a donde de verdad, quieres llegar.

 

No te engañes, no te mientas, no busques en los demás quien eres, porque tú eres tú, con sus luces y sus sombras pero eres un ser genuino.

 

Busca en tu interior y se tú mismo. Lucha por hacer lo que a ti te gusta hacer y vive como quieres vivir.

 

Busca tu realidad y solo así, estoy seguro que encontraras la felicidad que mereces.

 

Eppo Cardelo

CUESTIONAR NO ES “NEGAR”

a0383804-b968-4bf3-9f03-9c9c5f087bc8-original

 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

 

Este Post parece obvio ¿Verdad? pues en esta “Era de la imagen” ya no lo es tanto.

 

Dicen que una imagen vale más que mil palabras pero la realidad es que eso no es cierto. Vivimos en una sociedad dependiente de la inmediatez y de la imagen, “Tanto”, que el sistema nos obliga a no tener tiempo de profundizar en lo que nos rodea para adquirir conocimiento.

 

Lentamente entramos en este perverso juego y perdemos nuestra capacidad de criterio, acomodandonos en la suicida opción de dejar que sean otros los que piensen y decidan por nosotros y nos vendan lo que nos quieren vender sin reconocer si…

 

“Lo que nos venden es lo que dicen que es”

 

Cuestionar no quiere decir “Negar” y una sociedad inteligente, libre e independiente profundizará en el conocimiento de lo que adquiere y si cumple con las necesidades y expectativas que dice cubrir.

 

Como clientes en un mundo de servicios, debemos reconocer que lo que compramos (producto o servicio) se ajusta a la calidad que justifica el precio de venta, reconociendo si se está frente a un profesional cualificado que merezca nuestra confianza.

 

Como profesionales adquirir “credibilidad y reputación” cuesta mucho tiempo, pero aparentar lo que no se es o vender lo que no se tiene es el camino para perderlas en poco tiempo.

 

Eppo Cardelo

¿ESCONDER EL CURRÍCULO?… O NO.

12b7e642-fe35-4c21-a4bb-737a1d9050a3-original

“La entrevista de trabajo absurda”

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

¿Esconder o no tu verdadera trayectoria profesional en tu currículo?

 

Esa es la cuestión…Creo que España es el país de la UE con más “Gilipollas” por kilómetro cuadrado y es que a diferencia de los EEUU (Primera potencia mundial) casi todo el mundo con carrera universitaria o no, ha trabajado con anterioridad a encontrar el trabajo de sus sueños en cualquier honrado y variopinto oficio y se sienten orgullosos de ello y lo muestran en su currículo cuando buscan trabajo, porque allí…

 

“Es una señal de mérito y esfuerzo, haber trabajado en lo que sea antes de encontrar el trabajo para el que te has preparado”

 

Pero ¡Esto es España! El país de los soplagaitas que en vez de valorar una extensa trayectoria que muestra vuestra fuerza, espíritu y ganas de luchar, lo único que ven los “Avispados” reclutadores es que has trabajado en muchas cosas y dudan de vuestras capacidades y refranean en su ignorancia aquello de:

 

“¡Vaya…vaya… Aprendiz de mucho maestro de nada!”

 

Y es que estamos en un país de imbéciles.

 

¡Ay Leonardo Da Vinci, que suerte tuviste de no nacer en España y en esta época, porque a un tío como tú, que dominaba tantas y diferentes disciplinas te habrían dicho los inútiles de turno…!

 

¡Vaya…vaya con el Da Vinci… Aprendiz de mucho maestro de nada!

 

Eppo cardelo

¡MAMA YO QUIERO ENSEÑAR COACHING!

 

 

republic-of-korea-643935_960_720 - copia

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

¡Mama yo de mayor quiero ser sabio y ser Mentor o Coach o Líder de lo que sea! ¿Dónde se estudia eso?-.

Eso hijo mío no se estudia… es un aprendizaje constante en base a las experiencias que tendrás en tu vida-.

¿Pero eso puede hacerme ganar mucho dinero  no?-.

¡O hacerte aún más idiota hijo… más idiota…!

 

Hay un recurso de primera necesidad para la humanidad que vale más que el oro. No, no estoy hablando de diamantes, petróleo o cualquier otro producto escaso y valioso que el ser humano haya colocado en su particular escala de necesidades materialmente lujosas. No, yo estoy hablando de un producto intangible y valioso, etéreo pero fundamental en el desarrollo de la especie humana, hablo de… “El conocimiento”

El conocimiento es una herramienta fundamental para el desarrollo de las sociedades y un elemento esencial en la evolución del ser humano como individuo. Para aplicar ese conocimiento, sea cual sea la materia o disciplina a la que vaya enfocado, existe una figura de un valor difícil de cuantificar. A esa figura la conocemos como “El mentor o tutor”.

En España, en estos últimos tiempos y  sobretodo en círculos empresariales, han comenzado a  comprender la necesidad de utilizar el conocimiento y experiencia de personas o “Mentores” como un valor fundamental para su desarrollo de negocio e incluso para su supervivencia como compañía.

La sabiduría, experiencia y conocimientos que un mentor, aporta a los miembros de una compañía o a una persona en particular, no se mide en una escala de espacio-tiempo, si no en la aplicación y efectividad de sus enseñanzas en los discípulos que necesiten y deseen adquirir la riqueza de los conocimientos de un maestro, profesional experimentado, que los atesora y mantiene a fuego lento en los profundos y enigmáticos rincones de su memoria.   

El Mentor es un guía, es un catalizador impulsor de cambios, es el inyector de conceptos capaces de estimular en los demás, ideas e impulsos nuevos que generan y revolucionan (a nivel personal o de compañía empresarial) las dinámicas de  tendencias negativas o caducas que impiden, en la mayoría de los casos, desarrollar y aflorar el verdadero valor del talento que muchas personas tienen y pueden aportar.

El desconocimiento, la ignorancia, los complejos, prejuicios e incluso el miedo, son algunas de las causas por las que hasta ahora, en España, no se le había prestado la atención que merece la figura del mentor, una figura que  no es nueva ya que incluso el cine o la televisión, nos ha mostrado de vez en cuando y en alguna producción, la importancia de las aportaciones que en la juventud e incluso en la inexperiencia de personas adultas, tiene un mentor experimentado con consciencia y conocimiento de la vida real.

Las aportaciones de un mentor (No hace falta que recuerde que en este caso no hay distinción del sexo u orientación sexual del mismo) pueden ser sin lugar a dudas, tremendamente beneficiosas e importantes para una persona, un grupo pequeño de discípulos o para toda una compañía empresarial.

Un mentor puede despejar dudas sobre conceptos erróneos y puede ayudar a las personas a ser más eficaces en su trabajo aprendiendo a trabajar con conceptos diferentes o a ser más valientes y a tener más confianza en si mismo a la hora de tomar decisiones importantes.

En mi opinión, la figura del mentor es un recurso de valor fundamental muy valorado fuera de nuestras fronteras mientras que en España, acomodados en nuestra típica y avara, tacaña e ignorante ceguera, no se aprovecha el talento, la experiencia, el conocimiento y la sabiduría de empresarios y profesionales de éxito contrastado, que son un factor humano de un valor incalculable.

Pero este concepto de “Mentor” ha adquirido actualmente otra dimensión que desgraciadamente se ha pervertido con la aparición de falsos profetas de sonrisa fácil, que lo han llevado a un lado oscuro donde comparte espacio con su alter ego…

 

 “El falso sabio”

 

A día de hoy, en una sociedad como la española, que evoluciona conceptualmente y como el resto del mundo a una velocidad vertiginosa, nos encontramos con toda una serie de conceptos varios que pueblan nuestro vocabulario e imaginario colectivo y no solo ya, desde el punto de vista empresarial, sino en el deportivo e incluso en el familiar e íntimo que están generando un cambio en el modelo de sociedad que tenemos.

Palabras como Lider, Couching, Mentoring se han convertido en  los nuevos conceptos que van a cambiar nuestra realidad social y que garantizan llevarnos a descubrir por el camino del positivismo la nueva “Tierra prometida” en la que tomando grandes dosis de ese “Positivismo para idiotas” similar a la  “Droga Soma” (que el escritor Aldous Huxley reflejó en su obra; “Un mundo feliz”)   vamos a renacer en un nuevo paradigma relacionado intrínsecamente con una palabra el…

 

“Éxito”

 

Navegando cuál aventurero internauta por ese océano infinito de  internet y de sus islas salvadoras para náufragos de todo tipo, conocidas como “Redes Sociales”, llevo observando con un cierto interés y desde hace unos años, cómo han ido evolucionando las diferentes propuestas de “Cursos de Emprendimiento”, “Cursos de Coaching”, “Cursos y charlas sobre el liderazgo” y “Empoderamiento y superación” “Aprende a enseñar” o otros de título bastante pintorescos como “Dirige Tu Vida, Consigue Tus Sueños” o “Neurociencia aplicada a la Vida” y una “Parece” que inacabable oferta de formaciones más espirituales o etéreas que académicas y  que  (por resumir y no extenderme en exceso sobre todas ellas)  lo que ofrecen es, por decirlo de una manera prosaica, “Enseñarte a conseguir tus sueños” “Ayudarte a alcanzar el éxito” y “Guiarte en el camino Veri japy para ser la leche de feliz”… ¡y viva la madre que me parió!

 

sheep-678196_960_720 - copia

¡En este país todos sabemos mucho!

 

Lo cierto es que lo que conocemos actualmente como Coaching no es algo nuevo ya que hace  miles de años en el siglo IV a.C. y en la Antigua Grecia (Aunque no está históricamente demostrado) fue Sócrates (Según nos cuenta sobre el insigne filósofo, su discípulo Platón en su obra “Teeteto (Diálogo)” que trata sobre la naturaleza del saber) quien creó un método al que bautizó como “Mayéutica”, que significa “técnica de asistir en los partos” (cuyo nombre simbolizaba la ayuda de dar a luz a la sabiduría) una metodología a través de la cual, el maestro (Sócrates) hace que el alumno, por medio de preguntas, descubra conocimientos en base a sus propias habilidades desconocidas.

El Coaching (Una palabra de origen húngaro que hace referencia a coche y que simboliza el acompañamiento y traslado de las personas de un lugar del conocimiento a otro) fue un método redescubierto y potenciado en los EEUU a principio de los años setenta del siglo pasado y en España y en la década de los noventa, aparece en nuestro país de manera muy reducida en algunas pocas grandes compañías ya que por sus altos costes eran las únicas que podían acceder a este recurso como inversión.

Pues bien, volviendo a internet y a la época actual, el complejo y dedicado trabajo de Mentor, o Coaching, se ha prostituido de tal manera, que como la aparición en España de los videoclubs en los años ochenta del siglo pasado, actualmente, el que no es Coach o Mentor, está considerado “más tonto que un zapato” y es que no hay nada más fácil que echar una ojeada a las redes sociales y comprobaremos que el kilo de Coach va bien barato.

Lo terrible de este asunto no es que exista una competencia  profesional en cuanto a esa u otras disciplinas, el problema que nos encontramos en el mercado, es la incertidumbre que me lleva a hacerme estas preguntas:

¿Cuántos profesionales hay verdaderamente preparados y capacitados  para influir positivamente en la gente? ¿Cómo es posible que una persona sin experiencia vital y profesional haga un curso de una semana y cuando acaba se le hace entrega de un certificado de juguete (Por cierto cualquier persona con una Sociedad Anónima o limitada, puede firmar uno sin que esté homologado a nivel educativo) en el que le han nombrado Coaching, lo que y según esa regla de tres, le capacita para acompañar, aconsejar e influir en la toma de decisiones  de la vida de otra persona?

Se está jugando no solo con la economía de las personas, sino que se las está engañando y se les está haciendo creer que con esos títulos han conseguido una solución a su problema laboral, pero nada más lejos de la realidad.

Mirad, esta misma tarde y en la red LinkedIN he hecho una copia de un post subido por un usuario (Del que no daré ningún tipo de datos) que estaba celebrando el final de un taller de coaching.

Lo primero que me llamó la atención fue el título de su profesión que rezaba así (Elimino las dos primeras iniciales con dos X):

Fundador de XXCOACHING  y  XX Mundo Happy…

Vamos a ver…Comienza primero con la palabra Fundador (No confundir con el Brandy) como si Fundador fuera un cargo y luego las dos XX son las iniciales de sus apellidos por lo que queda “muy molón y muy modelno”,  (Lo de la L de modelno esta hecho a posta) total para decir que es “Jacinto Coaching”, y despues…  ¿XX Mundo Happy? ¿Pero que clase de oficio es ese? ¿Es una manera subliminal de decirles a sus clientes que está contento o es el significado de lo que representa su negocio…? ¿El mundo Happy?

Esa es la cuestión… el irreal y ficticio “Mundo Happy” pero bueno, lejos de ser eso muy llamativo ya que en este mundo de la “Venta de humo” mucho espabilado /a se corona con títulos profesionales alucinantes, títulos como: Speaker motivacional (Orador motivacional… vamos que le gusta hablar desde que nació… ¿Pero para decir que?… o tambien  Coach Freethinker (Este es buenísimo, porque traducido quiere decir; Entrenador Librepensador… osea que entrena y piensa como le sale de las narices…¡¡¡Tocate lo que te cuelga!!!! 

Pero aquí no acaba la cosa porque, en realidad lo que más me fascinó, fue lo que leí a continuación sobre una foto en la que había unas ocho personas (Más mujeres que hombres) jóvenes y sonrientes (Mundo Happy) como si les hubiera tocado la lotería primitiva y decía así:

“Después de 6 días intensivos de entrenamiento terminamos con la certificación de los nuevos Trainers en Líder-Coach para la Universidad de la Felicidad. Mil gracias!!”

 

¡No es broma, esto es cierto, lo acabo de extraer de la página de LinkedIN!

¿6 días de estudio intenso… consiguen un certificado que les capacita como Trainers en Líder-Coach… para… la Universidad de la Felicidad?

Después de leer con asombro busqué si existía la famosa Universidad de la Felicidad”  y claro simplemente con poner unas “w y un punto algo”, apareció lo que simplemente es una página web donde se muestran y se venden este tipo de servicios. Vaya por delante que no soy quien para juzgar y criticar como se gana la vida cada uno pero…

¿Qué tipo de garantías profesionales puede dar un formador y su empresa certificando en un curso de 6 días que ya te has convertido en Trainer en Líder-Coach?

Lo cierto es que no tengo aún ni pajolera idea de lo que significa ese título pero si de algo estoy convencido y sin miedo a equivocarme, es  de que los conocimientos adquiridos en un curso de esas características deben ser de lo más primario que se pueda enseñar y que la validez de ese certificado tiene el mismo valor que si os firmo yo uno ahora mismo como “Músicos Compositores” osea nada y menos.

 

asparagus-2329467_960_720 - copia

¡No se me confundan!

 

Quizás muchos pardillos se crean que existe la “Universidad de la felicidad” y que por un precio (Que a buen seguro no fue barato) tienen un título universitario, pero tengo que darles la mala noticia de que con ese título, lo máximo que pueden hacer es envolver un bocadillo.

No quiero imaginar qué ocurrirá con los clientes que caigan en manos de “Los chicos del maíz” ¡perdón quería decir! de los nuevos y flamantes titulados por la “Universidad de la alegría” cuando estos preparadisimos profesionales se pongan manos a la obra en guiar en su nueva trayectoria profesional a  buenos profesionales que los necesiten para relanzar sus carreras.

Hay muchos más casos (Dramáticos por sus consecuencias pero divertidos en lo que yo entiendo como el “El timo de la estampita”) como por ejemplo este otro anuncio…

“Diplómate como Sombrero Azul y facilita sesiones productivas y asombrosas”

Taller: Seis Sombreros para Pensar®

Curso Oficial (de Bono Thinking Systems)

Diploma: Consultant “Blue Hat”

Osea que cuando terminas el cursito taller, sales hecho un consultor diplomado en… ¡¡¡¡Sombrero Azul!!!!!! ¡¡Menudo título! … hay Arquitectos, ingenieros, médicos, psicólogos y… ¡Consultores Sombrero azul! ¡Menos mal que no se les ocurrió llamar al asunto “Calzoncillos con sorpresa”! ¡porque no me quiero imaginar cómo se llamaría el título… aunque lo cierto es que no me he equivocado en hablar de lo escatológico de este asunto porque todo este tipo de formaciones e inventos del TBO (Tebeo) ¡Huelen muy mal!.

En fin amigos que estamos y vivimos en el tiempo de la manipulación, de la falsa información, de la imagen sin contenidos y de la mentira aceptada, ya que por lo que parece que no hacen falta “Profesionales preparados y de reconocida labor aunque no tengan títulos ficticios” para descubrir el origen de los problemas que nos aturden y nos acechan, porque ahora existen los “Ayudadores y ayudadoras  y solucionadores y solucionadoras” de nuestra vida y que ojo… son gente de reconocido prestigio profesional,  sobre todo entre sus mascotas, su pareja, la querida, el querido, amigos y viceversa y que junto a su dilatada experiencia y destreza,  van a entrar en nuestra mente y van a descubrir y descodificar, los complicados entresijos que nos impiden alcanzar  el éxito, mediante palabras “Chupideputamadre” que te van a hacer saltar de alegría como un poseso después de haber descubierto por fin…

“Que una zanahoria no es un nabo” aunque las dos sean largas y duras…”

¡Señoras abstenganse de esa sonrisa maliciosa por favor!

 

Mirad amigos…

“Toda acción efectiva que trate de la comunicación o de la influencia y enseñanza con la que interactúan unos seres humanos con otros, requiere de una preparación o talento específico fundamental de una importancia capital y que solo una serie de personas muy preparadas (Con título o sin él) pueden aplicar”

 

Es muy difícil cuantificar el daño que se produce en terceras personas cuando un pseudo profesional trafica con ideas o conocimientos que no posee y que afectan  e influencian negativamente a personas que necesitan de verdad el apoyo y el consejo de una persona o profesional con la experiencia, la seguridad y la sabiduría que ellos necesitan para salir adelante en su vida y encontrar un camino que les resuelva con efectividad los problemas de los que quieren salir.

Hay muy buenos profesionales Coach y experimentados Mentores y líderes que merecen todo mi respeto y admiración, de hecho tengo el honor de conocer personalmente a unos pocos hombres y mujeres con una preparación y sabiduría admirables, los cuales no merecen después de tantos años de trabajo  ser comparados con miles de aficionados que creen ver en esta disciplina una salida profesional careciendo  de la esencial “Experiencia y sabiduría” para poder dedicarse a ella y eso no lo dan los años, ni un título de un curso de seis meses, lo da las vivencias, la preparación y experiencia profesional de haber conocido en primera persona las victorias y las derrotas, los errores y los aciertos que han experimentado en su intensa vida profesional y al haber adquirido conocimiento, consciencia y sabiduría para poderla compartir con quien más la necesita. Esas son las personas que poseen la experiencia y el conocimiento efectivo para trabajar y dedicar el tiempo, esfuerzo y energía que muchas personas y empresas necesitan. Los otros son un fraude.

 

fish-1850166_960_720 - copia

¡Bien jodidos pero contentos!

 

Cuando pienso en este tipo de personas, me viene a la mente la imagen  que todos hemos visto en alguna que otra película del oeste, en la que aparece con su carromato el  típico y mugriento vendedor embaucador, que en sus manos tiene y quiere vender a todo el mundo su pócima secreta de crecepelo, una pócima que  como no podría ser de otra manera deja  al más melenudo con…

 

“Menos pelos que el calvo de la lotería”

 

Al igual que los años y las canas no dan sabiduría, las sonrisas y la positividad recalcitrante tampoco son las soluciones para afrontar problemas profundos que requieren de profesionales con sabiduría y experiencia vital y empresarial, que están preparados para abstraerse de las influencias, costumbres e ideologías del entorno para centrarse en lo que mejor saben hacer;

 

“Mostrarte el camino”

 

Todo lo demás es un peligroso fraude.

 

Eppo cardelo

MI ÉXITO… HUELE A FRACASO

checkmate-1511866_960_720 - copia

 

 

Eppo Cardelo

Eppocalipsis

 

Mi nombre es Eppo Cardelo y si… he luchado, he triunfado y también fracasado, he caído, he aprendido y me he curado mis heridas, pero incluso  y sobre todo en la derrota…

 

“Siempre he estado ahí”

 

La suerte o la desgracia, según se mire, de ser un profesional disciplinado, emprendedor y luchador, algo que por supuesto no te hace ser mejor que nadie, es que con el tiempo y a base de éxitos y fracasos (mucho más de esto último) adquieres una  interesante sabiduría y una no menos valiosa experiencia que no se basan en; “Cómo hacer las cosas bien para alcanzar el éxito”, sino en:

 

“Como no hacerlas mal, para que tus proyectos no acaben fracasando”

 

En mi aún fascinante y cada vez más apasionante vida profesional, he disfrutado en muchas ocasiones del dulce aroma del éxito y  bastantes más del amargo elixir del fracaso. Quizás, el hecho de conocer de primera mano las dos vertientes me ha dado una perspectiva (ni mejor ni peor que otras, simplemente la mía) sobre cómo entender el caótico mercado del emprendimiento y de la vida profesional, un mercado que no entiende de sueños y aspiraciones ni de talento ni de oportunidades  pero que con toda su cruel realidad, nos azota sin piedad marcándonos con cantidad de cicatrices en el cuerpo, en el alma y como no en el bolsillo.

 

Mi experiencia personal ha sido, un duro camino en el que aprendí que sobre el papel, todos los parámetros y estudios realizados para alguno de mis proyectos fallidos, tenían  en teoría y como mínimo, muchísimas probabilidades de éxito, pero el papel todo lo aguanta mientras que  la realidad es otra y he aprendido que no hay un solo factor determinante para que un proyecto tenga éxito, sino muchos más que no podemos prever ni controlar, aunque el trabajo esté bien hecho y a conciencia.

 

harmony-1416095_960_720

¡Nunca hay que rendirse!

Creer que solo con mucho esfuerzo, una buena apuesta por el  márquetin, una completa comunicación y presencia en los medios, un buen concepto empresarial y un buen producto, es garantía más que suficiente para alcanzar el  camino hacia el éxito es como dejar que la diosa fortuna o  el Cesar y el público en el Coliseo romano, dicten su sentencia final de muerte o supervivencia, ya que como ocurría con los gladiadores en la arena, tu lucha, valentía, esfuerzo y talento, no son los factores que determinarán el éxito de tu proyecto sino el actual y cruel coliseo llamado mercado un mercado cada vez menos cohesionado en el que intervienen factores culturales y de usos y costumbres diferentes, a tan solo unos pocos kilómetros que separan a una población de otra.

 

Emprender cualquier proyecto comienza con una idea que normalmente creemos buena y con posibilidades. Por norma general un emprendedor medio, suele hacer una serie de estudios de mercado más teóricos que efectivos y razonables, ya que desgraciadamente y debido a sus limitadas posibilidades económicas, esos estudios se suelen basar más en la intuición, sobre lo bueno que es nuestro producto y las necesidades que vamos a cubrir, que en las circunstancias y la realidad del mercado.

Uno de los grandes errores que he cometido como emprendedor es imaginarme que el público objetivo a quien iba dirigido el producto, creería en el tanto o más que yo mismo, antes que valorar con anterioridad, toda una serie de factores ambientales que hay que tener en cuenta antes de convertirlo en una realidad, algo que me llevó en el futuro, a aportar más esfuerzo, trabajo y sacrificios que beneficios económicos.

 

07/11/2014 cartagena eppo cardelo en las instalaciones de la manga club

Eppo Cardelo CEO Bodegas Salvius Foto entrevista Periódico “La Verdad”

 

 

Hay quien cree que reconocer ante el mundo que en una o  en varias ocasiones de tu vida has fracasado es, en España, lo más parecido a hacerse  el Seppuku (Harakiri) o suicidio, en el que admitir el fracaso en uno o varios proyectos que has realizado en tu vida  significa poco más o menos lo mismo que reconocer tu propia incapacidad de ser un profesional, algo que va a jugar en tu contra y va a impedir que nadie más vuelva a contar contigo en el mercado de trabajo.

Para mí el reconocerlo, lleva intrínsecamente ligado a ese reconocimiento, la honradez, la fuerza, el liderazgo, la honestidad y más aún la generosidad de mostrar un conocimiento, una sabiduría y una experiencia para que otros puedan aprender de los errores cometidos o al menos, intentar inspirar un mensaje:

 

“No tires la toalla y persigue tus sueños, pero sigue pensando en los pros y los contras cuando creas que ya lo has pensado todo”

 

 

UN EJEMPLO DE CÓMO FRACASÉ CUANDO TENÍA UN PROYECTO DE ÉXITO

 

Hace unos años me trasladé con mi familia a vivir una nueva vida desde mi Barcelona natal, al sur de España concretamente a la Región de Murcia y más concretamente aún a una zona muy cercana de la ciudad de Cartagena. Un lugar maravilloso, con una historia arqueológica absolutamente dejada de la mano de Dios, con unas posibilidades turísticas infravaloradas e infrautilizadas, con un clima anual espectacular, con una gastronomía maravillosa, con una indolencia y conformismo general lamentable y con unas necesidades hídricas de primer orden debido a la incapacidad e insolidaridad de una clase política española que prefiere que una parte o muchas partes de España se mueran de sed y no se desarrollen mientras ingentes e imponentes cantidades de agua se dejan morir en el mar antes que ayudar a desarrollar zonas de este país necesitadas de eso; de desarrollo.

En plena crisis nacional y como Project manager de interiorismo percibí que mi futuro aquí, no pasaría por la construcción ya que en aquella época y en ese sector profesional no se movía ni un “Ladrillo”,  por lo que decidí que había que reinventarse, formarse y explorar nuevos territorios profesionales que me permitieran crecer como persona y algo tan prosaico pero tan importante como dar de comer a mi familia.

Siendo esta zona de España una tierra que del fruto de sus vides y de la sabiduría de grandes maestros bodegueros, se crean unos caldos (vinos) realmente tan espectaculares como desconocidos, decidí crear un proyecto de pequeña bodega de autor.

 

5290-ori

Ilusionado y convencido de las posibilidades del proyecto, comencé aireando mi vena creativa y me puse manos a la obra para preparar el proyecto y como no, una de sus partes más importantes dentro de la comunicación y el márquetin, y no tardé mucho en encontrar un nombre para la marca que llevarían los tres vinos (Tinto Monastrell, Blanco Macabeo y un Rosado excelente resultado de la combinación de dos uvas la Garnacha y Monastrell) un nombre que me impactó por su fuerza y por su historia ya que y según conocí, era el nombre de una antigua familia patricia romana de la por tres veces milenaria ciudad de Cartagena, conocida como Salvius.

Pues bien, una vez presentada en el Registro de Patentes y Marcas dos marcas para mis vinos (Salvius y Salvius Dom) y ya en posesión de ellas como propietario, decidí (Una vez desarrollado el proyecto de almacenaje, transporte y distribución y negociación y compra anual de una serie de producciones de uva con una cooperativa local, que me abastecería y a la que estaba obligado a comprar una parte importante de su producción), comenzar a embotellar el producto para su venta. Desde ese momento invertí un capital importante en una vasta y continuada campaña de promoción de los vinos, en prensa escrita y en radio, algo que comenzó a dar sus frutos.

 

En esos momentos el volumen de ventas se disparó y lo que comenzó como un sueño, se convirtió  es una realidad que rebasaba mis expectativas más optimistas, una situación que me hizo creer que no había errado en mi proyecto, pero me equivoqué y comprendí entonces que todo mi esfuerzo, trabajo e inversión económica ya estaba y desde el principio, irremediablemente abocada a morir de éxito.

¿Morir de éxito?… Si.

Desde el primer momento me equivoque, al imaginar que con un buen producto de autor donde no solo vendes vino, sino arte y cultura, con una buena marca, un buen diseño de etiquetas, de cajas y un buen y persistente márquetin y comunicación en radio, prensa o redes sociales, tenía que triunfar con un producto como el vino español de autor que siempre tiene mercado, pero no supe valorar lo más importante a la hora de vender, la clave de la venta y su esencia… “Su público objetivo o cliente”.

En mi caso concreto, y no tengo porque no decirlo, la marca Salvius y el producto, eran de indiscutible calidad, eran unos vinos que gustaban y mucho, tanto a nacionales como extranjeros, por lo que en el sentido de producto, marca, márquetin y comunicación, no me equivoqué en absoluto y fue un éxito total.

El problema fue no conocer y entender la idiosincrasia del mercado local e incluso nacional. Me explico. Salvius era una marca (Lo sigue siendo) que adopté para la creación y venta de unos vinos excelentes con una D.O (Denominación de origen) de una localidad montañosa de la región de Murcia, llamada Bullas (D.O. Bullas), una zona con una tierra y una climatología excelente para crear unos caldos de calidad.

 

SALVIUS 3 - copia

Salvius Rosé . Salvius Monastrell. Salvius Macabeo

 

A la hora de enfrentarme al mercado local y también parte del nacional, percibí tras diferentes catas realizadas para el público en general y para mis posibles clientes en particular, que el vino les gustaba mucho pero tenía cuatro problemas de difícil solución:

1º- Su denominación de origen era D.O Bullas, una gran desconocida incluso para el público de la propia Región de Murcia, aun siendo una zona donde ya y desde época romana se hacía vino.

2º- Incomprensiblemente el público de la región preferían comprar mayoritariamente el producto de la Rioja o de Ribera del Duero antes que comprar el producto de su tierra, una costumbre que imagino que, debida primero por aquello tan español de que “Nadie es profeta en su tierra” y en segundo lugar por complejos más profundos y sociales que acabé comprendiendo, pero que  merecen una explicación mucho más extensa en otro artículo.

3º- Los vinos que mi enólogo creaba, eran unos vinos jóvenes, excelentes, con una fuerza y un sabor excepcional donde los efluvios de sus diferentes aromas y sus diversos matices, marcaba mucho  el sabor de la fruta (Uva), lo que los hacía aptos para degustar y disfrutar en el año, lo que quiere decir que no eran unos vinos de guarda (Para guardar en bodega o en casa), algo que incomprensiblemente se valora menos que un vino semi-crianza, crianza, reserva o gran reserva. Es cierto que cada caldo tiene unas características especiales y que todos los tipos de vino necesitan su tiempo para alcanzar su calidad, pero incomprensiblemente, el español medio, infravalora la calidad de un vino Joven mientras glorifica el vino que lleva un cierto tiempo en barrica y en bodega.

Y por último el precio. Después de todos los costes de inversión, en cuanto a la compra de la materia prima, la producción y creación de los vinos en la bodega, los gastos de compras a proveedores de elementos tan necesarios como botellas de vidrio, tapones, capsulas, etiquetas y cajas de cartón, más su posterior embalaje, transporte y distribución y campañas de publicidad, el precio, aun siendo un producto de autor y de calidad, era más elevado que la media de productos de Ribera del Duero o Rioja, algo que sumado a su infravaloración por ser un vino joven de una D.O no tan conocida, hacía muy complicada la venta a un público objetivo convencido del absurdo de que un vino joven de una D.O poco conocida era sinónimo de poca calidad.

No haber conocido con anterioridad al mercado al que iba destinado mi producto fue un error fatal por el que llevé (Y lo reconozco sin ningún tipo de complejo) a mi proyecto al fracaso.

Pero que nadie se equivoque, porque en realidad tuve éxito y vendí muchos miles de botellas de vino, fundamentalmente en el mercado británico, alemán, noruego y sueco, en cuyos mercados el producto era muy valorado como producto español con un componente histórico artístico que lo hacían muy atrayente, pero esas ventas no eran suficientes como para poder colocar en el mercado la producción anual completa con la que trabajaba y así poder mantener una estructura y un proyecto con resultados beneficiosos para la empresa y mi economía.

 

Tri Wine

Arte, historia, cultura y gastronomía. componentes histórico artísticos complementarios a Salvius. Etiquetas basadas en mis propias obras de arte.

 

Gracias a Dios y a tener las cosas muy claras  no intenté mantener un proyecto que no se podía mantener decidiéndome a cerrarlo y liquidarlo en una semana, sin dudarlo y sin miedo aun sabiendo que había invertido dos años de mi vida en su planificación. No me arruiné, pero si perdí más dinero del que gané, perdiendo y dedicando mucho tiempo y esfuerzo en un proyecto que no dio, fuesen los que fuesen los motivos, el resultado deseado.

Fue una dura  experiencia, ya fuese por el trabajo invertido y por el resultado no deseado, pero gracias a todo lo que trabajé y experimenté, me quedan muchas cosas buenas como la experiencia, el conocimiento y como no, dos marcas de las que soy propietario Salvius y Salvius DOM, que son todavía un activo interesante para venderselas a otra bodega o un día no muy lejano, quizás, vuelva a invertir pero esta vez con un vino y una D.O más reconocida y adaptada a los usos y costumbres de este país.

 

¿Era este proyecto un proyecto exitoso? Sin lugar a dudas Sí.

¿Fracasé? Rotundamente Si

¿Me equivoqué? Si.

¿Me arrepiento? No.

 

Hay una sentencia que me encanta y que escribió el famoso dramaturgo y poeta alemán Bertolt Brecht que dice así:

“Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.

Pero los hay que luchan toda la vida:

Esos son los imprescindibles”

Y los que me conocen bien saben que yo…


“Nunca tiro la toalla”

 

Por ese motivo y desde mi experiencia, me permito deciros que no hay que tener miedo a luchar, no hay que tener miedo a arriesgarse, pero lo que hay que tener es la inteligencia para hacerlo con consciencia, estudiando y analizando muy bien el entorno en el que te vas a pelear, ya que al igual que siendo una persona muy fuerte y valiente no puedes vencer con tu cuerpo a las asesinas fuerzas de la naturaleza, tampoco puedes vencer al mercado en la creencia de que lo que propones por muy bueno que sea, va a ser un éxito simplemente porque tú lo crees así.

periscope-249150_960_720

 

Nada o poco se ha escrito de los cobardes y en la mayoría de ocasiones de los valientes menos y se los olvida muy rápido, pero no hay que tener miedo a enfrentarse al destino de emprender si es eso lo que realmente deseáis pero  no debéis olvidar que el éxito no depende más de que creáis cien por cien en vuestro proyecto sino de aseguraros que el proyecto es viable y el mercado “lo ve atractivo y os lo compra” porque si no, todo el tiempo invertido, todos vuestros sueños, ilusiones, esfuerzo y dinero pueden pasar con la velocidad de un suspiro y comprender más pronto que tarde que:

 

MI ÉXITO… HUELE A FRACASO

 

Eppo Cardelo

PERDIDOS

time-1528627_960_720 - copia

“Dentro de ti está el secreto de tu felicidad”

EPPOCALIPSIS

Eppo Cardelo

 

 

¿Has hecho en tu vida lo que realmente querías hacer?

 

¿Quién soy? ¿Cómo he llegado hasta aquí? ¿Qué he hecho con mi vida? ¿Soy lo que realmente quería ser? ¿He sido consciente de todo lo que he hecho hasta ahora?  o ¿Solo me he dejado llevar por las circunstancias?

 

¿Es verdad que nuestro destino está escrito desde antes de que naciéramos? o por el contrario ¿Somos (metafóricamente hablando) el resultado de las puertas que se nos  han ido abriendo o cerrando desde nuestra infancia hasta ahora?

 

En ocasiones, muchos de nosotros nos hemos preguntado en algún momento íntimo y trascendental, aquello de ¿Qué habría sido de nuestra vida si hubiéramos hecho aquella o tal cosa distinta a la que hemos hecho?

Desgraciadamente o quizás “Por suerte” según sea el caso, el pasado nunca vuelve (aunque muchos vivan anclados y aferrados a él) y es el futuro inmediato o lo que es lo mismo, desde este mismo momento que estás leyendo estas letras en adelante, cuando todo tiene sentido y donde a todo lo que hacemos le vamos dando forma segundo a segundo, minuto a minuto, momento a momento.

 

De  manera más o menos consciente, vamos modelando y estructurando todo lo que hacemos en la vida, a veces por  inercia personal o colectiva (vivimos en sociedad) pero sobre todo por ser una especie de seres organizados y de costumbres.

 

Nuestra trayectoria vital, sigue unas coordenadas diseñadas que nos fueron programadas desde la infancia, siendo los valores, el modelo unitario  por el cual toda sociedad civilizada se rige para prevalecer y  para no caer en el más absoluto caos auto destructivo.

Desde niños, se nos ha educado racionalmente y en base a cultivar el pensamiento, la razón, la inteligencia y los valores humanistas, con el único y fundamental fin  de no caer en dañinos instintos primarios que no nos diferenciarían en nada de cualquier animal salvaje.

 

snooping-2148640_960_720 - copia

Si te sientes perdido…¡Busca en tu interior y se tu mismo!

 

Pero hay un momento de cambio, que puede venir influenciado generalmente por decisiones externas y que puede cambiar nuestro presente y nuestro futuro de manera determinante y no siempre con el resultado que realmente abríamos deseado.

 

Cuando a un niño se le niega, se le aparta o se le prohíbe hacer lo que de manera innata (talento natural) más le gusta y mejor sabe hacer, se le está creando una inseguridad y una confusión tal, que le hacen sentirse perdido de su mundo real y en muchos casos crecerá y se hará adulto arrastrando (sin tener consciencia de su problema) la  permanente sensación de no sentirse en el lugar que en realidad le correspondería estar, viviendo una vida que en realidad no estaba programado para vivir.

 

Desde la infancia se nos enseña a sacar lo mejor de nosotros mismos, a mostrarnos como somos siguiendo unas pautas de aprendizaje que pretenden no solo que  alcancemos un cierto nivel de comprensión global que nos permita ir preparándonos para sobrevivir en el entorno al que nos vamos a enfrentar, si no para adquirir diversos conocimientos que harán aflorar nuestro talento natural, la esencia de lo que somos y podemos llegar a ser, pero si se nos aparta  de ella creceremos y viviremos inconscientemente perdidos.

 

Todo el mundo tiene talento, eso es indiscutible, como también lo es que cada uno tiene el suyo y siempre con su diferencia de matices, pero no explotarlo, o en su caso dejarlo de lado nos hace en realidad sentirnos perdidos. Por eso quizás deberíamos preguntarnos:

 

¿He dedicado mi vida a desarrollar el verdadero talento que hay en mí, lo que realmente me gustaba y quería hacer, o por el contrario las circunstancias de la vida me han llevado a hacer y ser otra cosa?

 

 

En un mundo creado por y para la competición, nos han hecho creer que en esta vida y desde niños, debemos estar preparados para competir con los demás, para ser mejores y conseguir los mayores logros y éxitos. El dinero, el poder, la ostentación  y el poseer riqueza se han convertido en los más deseados iconos a alcanzar a toda costa como objetivo, mientras sin darnos cuenta, vamos dejando en el camino esas pequeñas cosas sin aparente importancia que tan ricos nos hacen, como son el amor, la felicidad, la sabiduría…

Hoy y al igual que antes, se nos enseñó y se nos programó para ser mejores en todo pero… ¿Alguien nos enseñó a ser felices con poco?

 

Un buen y sabio amigo me dijo una vez; “Lo que vivas hoy ya no lo vivirás mañana y es más fácil perder una oportunidad a que se vuelva a presentar…” y la oportunidad de ser feliz simplemente con lo que uno “Es” y no con lo que “quiere y no puede ser”, marca la diferencia entre la felicidad consciente  y la infelicidad inconsciente.

 

road-470798_960_720 - copia

Pasado y futuro son tiempos inalcanzables…¡Vive el presente!

 

Mírate al espejo y pregúntate… ¿Soy feliz con lo que hago, con lo que tengo, con lo que he hecho, con lo que he vivido y quiero vivir? ¿Aún tengo tiempo de hacer las cosas que quería hacer y no he hecho?…

 

Si y debes hacerlo, vive el ahora y dale un sentido real a tu vida y no pierdas el tiempo en lo que “Mal ocupa tu tiempo”

 

El pasado es un tiempo inalcanzable como también lo es el futuro, lo único real es el presente y es algo que debemos comprender y aprovechar para que nada ni nadie nos aparte de la esencia de lo que somos, para nunca más volvernos a sentir…

 

PERDIDOS

 

Eppo Cardelo

¿ERES LÍDER?

hand-1917895_960_720 - copia

 

EPPOCALIPSIS

Eppo Cardelo

 

Liderar algo, comenzando con nuestra propia vida es muy duro. La soledad  y la incertidumbre son dos compañeras que nos acompañan  en todo momento pero lo cierto es que una persona que se sienta con capacidad de liderar algo, lo primero que tiene que entender es que un verdadero líder

 

 “No está por encima de las personas que lidera si no justo a su lado, mostrando y marcando el camino y las pautas pero compartiendo el esfuerzo y sacrificio de equipo, durante el proceso de cumplir con el objetivo”

 

Dicen que un buen líder es quien sabe gestionar con éxito los duros momentos que se presentan durante una crisis. Todos hemos vivido y probablemente aun nos quedaran por vivir duras pruebas, complicadas crisis  que nos pondrán en difíciles tesituras y en situaciones complejas  que deberemos resolver, pero a la misma vez, esas situaciones comprometidas son también una oportunidad interesante para que en nuestra vida, se genere un caos y  a continuación  una revelación interior que hará aflorar a nuestro yo desconocido, a ese líder que vive en nosotros pero que en la gran mayoría de ocasiones no se muestra, no se manifiesta no se nos revela.

Cualquiera de nosotros sea cual sea su circunstancia, es líder y dueño de su vida y de cada uno de nosotros depende como vamos a liderar nuestro presente para afrontar el futuro con unas mínimas garantías de estabilidad.

Las crisis son la antesala inestable del cambio. Cuando una crisis se presenta, ya sea financiera, laboral o de pareja, se muestra ante nosotros una situación que, ya sea de corto o largo recorrido, va a generar un cambio en el paradigma y en la visión que teníamos de nuestras circunstancias y del Statu Quo anterior a que comenzara la crisis.

Las crisis nos dan la oportunidad de aprender, experimentar, conocer y reconocer situaciones negativas y positivas que de otra manera no conoceríamos, pero lo más importante es que nos permiten adquirir consciencia sobre quienes somos y sobre lo que verdaderamente queremos en el presente inmediato aunque el futuro se nos revele desconocido, incierto y enigmático.

Las crisis importantes, dejan sus marcas perennes como cicatrices en el alma y también consecuencias imprevisibles en nuestras relaciones personales y laborales pero lo que es evidente es que “Cuando una crisis te lleva a tocar fondo, ya no puedes hundirte más” así que lo único que te queda es enfrentarte a la realidad y aprender a salir de nuevo a flote para continuar siendo ese líder que genera confianza y en quien todos confían y…

 

“Volver a brillar, reconocerte, comprender los errores, adquirir auto estima y lo más importante; valorar a quienes en momentos de dolor y tiempos confusos y de crisis supieron estar a tu lado y nunca dejaron de darte, el apoyo que como líder, tú y ellos os merecéis”

 

Eppo Cardelo